El Teatro Olympia de Piaf revive en Chacao

piaf-6

Por Lorena Jaimes

Las notas del piano comienzan una melodía que guía al público a un recuerdo. Los espectadores comprenden que ya no están en el Centro Cultural Chacao. Las cortinas de terciopelo remiten al Teatro Olympia de París en 1961. El telón se abre y Édith Piaf –a través de la voz de Mariaca Semprún– aparece en escena con Les amants du jour de Monnot. Antes de que culmine su actuación, los aplausos resuenan en el teatro. El público está embelesado, La Môme Piaf por fin ha llegado a Caracas.

Ahora los primeros versos de Padam, Padam están acompañados por el ritmo armónico de la banda. El público es el protagonista porque junto a Piaf, entona a coro la pieza. Al término de esta, la Piaf anuncia: “Ahora cantaré una canción que yo misma escribí: La vie en rose“. Un suspiro colectivo recorre cada esquina del teatro. Ha llegado el momento de una de las canciones más esperadas en toda la velada. La voz y el delirio se materializan en una canción.

Pese a ser una de las voces más aclamadas del siglo XX, Édith Piaf no realizó concierto alguno en nuestro país. Sin embargo, el musical Piaf, voz y delirio parece haber saldado una deuda generacional puesto que la interpretación de la venezolana Mariaca Semprún la trae a la escena caraqueña. En este montaje de casi dos horas, la actriz interpreta 18 de las canciones más destacadas de la carrera artística de la artista francesa.

Miguel Issa, el director, conoció la música de la cantante francesa en los años 70, terminando el bachillerato y empezando a conocer la Caracas bohemia. La Piaf había dejado una impresión en él. Más adelante, aquello se convirtió en meses de investigación y montaje que, posteriormente, terminaron materializándose en el musical Piaf, voz y delirio

La vida de Édith Piaf, accidentada y apasionante, ha sido contada una y otra vez. En el 2007, Marion Cotillard se metió en la piel de Piaf en la película La Môme del director Olivier Dahan. Aquel filme fue acreedor de 46 premios de un total de 61 nominaciones. Era la quinta adaptación cinematográfica que se hacía sobre su biografía. En las tablas debutó en 1978 con Piaf, original de la dramaturga Pam Gems, con la actuación de Jane Lapotaire. El texto de Gems continuó adaptándose en el teatro con las actuaciones de Elaine Page (1993), Laura Canoura (1994) y Elena Roger (2010).

Édith Gassion –mejor conocida como Édith Piaf- nace en París en 1915. Su padre, Louis Alphonse Gassion, era acróbata y su madre, Annetta Maillard, una cantante callejera. Abandonada por sus padres, Édith es criada por su abuela quien era dueña de un prostíbulo. Aquellos inicios difíciles eran compensados por su voz. Édith inicia su carrera como cantante en los suburbios de París. Un día Louis Leplée, dueño del famoso cabaré 
Gerny’s, le ofreció cantar allí. De esta forma, su voz la convierte en un ícono de Francia y el mundo. De este argumento, se desprende el guión del musical caraqueño.

Leonardo Padrón debuta en la dramaturgia con Piaf, voz y delirio. El escritor plasma, en el guión, los momentos más importantes de la vida de la cantante francesa. El monólogo de la cantante es complementado por un repertorio musical dirigido por el pianista Hildemaro Álvarez. Desde el escenario, su hogar, narra al público su intrincada vida, una y otra vez, y pese a los infortunios canta a la vida y al amor. Esta pieza tiene un montaje impecable que, pese a la sencillez de la escenografía, demuestra un arduo trabajo coordinado que permite reforzar la emoción de cada escena.

Mariaca Semprún reafirma con este papel su versatilidad como actriz. Desde la primera escena demuestra un dominio corporal que le permite retratar a la niña, la cantante y su lado humano. Su interpretación vocal refleja la emotividad de Édith Piaf con canciones como: 
Mon manage a moiHeaven have mercyPadam, PadamLa fouleC’ést L’amour; La vie en RoseHymne a l’amourMon DieuAutum LeavesMilord y Je ne regrette rie.

Piaf, voz y delirio conmemora los 53 años de la partida física de la francesa Édith Piaf. Este montaje innova en la escena teatral venezolana como la primera obra que rememora la vida de la cantante. Por otro lado, es una pieza dotada de riqueza cultural y una referencia generacional que ha marcado a Francia y al mundo. El musical  continuará en las tablas del Centro Cultural Chacao hasta el 30 de octubre.

Comments are closed.

Powered by tekkoa.com