La Schola Juvenil forma jóvenes coralistas
M
Es la primera y más importante experiencia musical de gestión municipal en Venezuela.

Sede oficial dentro del CCCH.
M
TAQUILLA martes a domingo
10 am a 7 pm
Almuerzo
2 pm a 3 pm

LA CAJA

martes a viernes
11 am a 8 pm
sábado y domingo
11 am a 5 pm
CAFÉ PROVENZAL lunes a viernes
10 am a 8 pm

RECIBE NUESTRA AGENDA

Desde el 23-08-2014 Hasta el 24-08-2014
La Zaranda - La Alegría de Aplaudir
T
Teatro
El Teatro
11:00 am y 3:00 pm

La Zaranda - La Alegría de Aplaudir

La Zaranda - La Alegría de Aplaudir
Sábado 23 y domingo 24 de agosto
11:00 am y 3:00 pm
Estacionamiento en el CC Lido
Entradas a la venta en Taquillas del Teatro y a través de www.ticketmundo.com
Adultos Bs. 200 / Niños Bs. 180

Una de las más hermosas tradiciones venezolanas es la canción infantil, esa que conecta y da sentido de pertenencia y arraigo desde la cuna, con el dulce arrullo materno y acompaña a lo largo de la infancia.

La Zaranda, genial espectáculo de danza teatro creado por el director Miguel Issa, explora ese siempre vivo y memorable universo en una creación inspirada y concebida a partir de las maravillosas canciones infantiles venezolanas legadas por la recordada Morella Muñoz, la más reconocida cantante venezolana de todos los tiempos.

Luego de seis años de su aplaudido estreno, que obtuvo las mejores críticas, este montaje de elevada factura de la Fundación Morella Muñoz y DRAMO, Dramaturgia en Movimiento, regresa para cautivar nuevamente al público citadino durante cuatro únicas funciones, el sábado 23 y domingo 24 de agosto.

“En la mano traigo”, “Con real y medio”, “Dormite mi niño”, “Arroz con Leche”, “María Moñitos”, “La Pájara Pinta”, “Doñana”, “Palomita Blanca”, “Riqui Ran”, “El Barquito”, “El cocherito” y “La Perica”, son algunos de los temas que, en la inolvidable voz de Muñoz, llevan a los asistentes en un magnífico viaje visual, conectado con la memoria afectiva y la cultura popular venezolana.

“La Zaranda no narra una historia lineal. Es un espectáculo que se instala sobre veinte canciones infantiles tradicionales venezolanas, interpretadas por la exquisita y dulce voz de Morella Muñoz. Cada canción se alinea con la sensorialidad de la música, estimulando la creatividad al vincular al público con los resplandores de la niñez”, apunta Miguel Issa, coreógrafo, músico y actor, egresado de la Escuela de Artes de la UCV, posee Magister en Políticas Culturales de La Sorbona, es profesor universitario y ha recibido los premios Ministerio de la Cultura 2005, Municipal de Danza 2005 y 1996, y TIN 1997, entre otros reconocimientos”.

Issa, quien formó parte de Acción Colectiva, agrupación dirigida por Julie Barnsley y fundó hace casi veinte años la compañía DRAMO, junto a otro destacado creador, el bailarín Leyson Ponce, añade que, en este montaje, al igual que una zaranda, fusionadas en el movimiento, los temas se irisan, danzan, despliegan alegría, diversión y arte transformándose, al hacerlo, en teatro”.

Memoria musical
“En Venezuela, los cantos infantiles provienen de remansos sonoros aborígenes, africanos y mayoritariamente hispánicos, que traspasaron el umbral del olvido, gracias a la vocación musical de nuestras madres y abuelas, a la labor silenciosa de los maestros y a la cultura folklórica de nuestros niños a través de sus juegos tradicionales… Dentro de este anonimato colectivo, existen en nuestro país voces que consagraron su vida a la preservación y desarrollo estético de cantos infantiles y otros de indiscutible raíz popular. Morella Muñoz es una de ellas…”, escribió en 2006 el investigador Rafael Salazar en la reedición del disco “Canciones Infantiles Venezolanas” de la indiscutible diva de Venezuela.

Por todo eso, y  en vísperas del vigésimo aniversario de su desaparición física, la Fundación Morella Muñoz -creada para enaltecer los valores artísticos y humanísticos de esta extraordinaria mezzosoprano venezolana-, trae de nuevo a escena este montaje que, “en sus tres temporadas anteriores, realizadas entre los años 2007 y 2008, fue vista por más de mil espectadores, quienes  disfrutaron de esta propuesta de fabulosa estética, que muestra la vigencia de un legado musical que no podemos olvidar sino, por el contrario, tenemos que mantener vivo y acercarlo a las nuevas generaciones de venezolanos para que puedan justamente tener a mano ‘la tradición’ de nuestros cantos primarios y nutrirse de ellos, al tiempo que se enfrentan a las nuevas tendencias ”, apunta Gunilla Álvarez Muñoz, productora general de esta producción.