Oráculo, la corporeidad de los elementos

Antígona de Leyson Ponce. 
Fotografía: Jonathan Contreras

Por: Lorena Jaimes

El escenario es un terreno árido y abandonado. Varias ramas distribuidas en el suelo van perfilando la puesta en escena. Carolina Avendaño se transforma en crudeza y se fusiona poco a poco con la tierra a través de la coreografía Rosas negras del merideño Gabriel Torres, quien deja fluir parte de lo que aprendió en la escuela de la alemana Pina Bausch. La bailarina es un cuerpo estéril, cuyos movimientos rememoran los sentimientos de un alma abandonada y al borde de la locura.

Luego, una música oriental acompaña a la Antígona de Leyson Ponce, interpretada por Araís Vigil. La coreografía se aleja de la tragedia griega para rescatar el recuerdo de una mujer a través de una serie de movimientos fluidos y sensuales. Vigil encarna a una mujer fuerte que como el agua, traspasa los obstáculos en su camino. La obra de Ponce fue una de las coreografías que presentó en la trilogía Mujeres de fuego, inspirada en la obra Fuego de Margerite Youcenar, en el marco de los 20 años de Dramo, Dramaturgia del Movimiento.

La coreógrafa Julie Barnsley interpreta el elemento del aire a través de El vuelo, prólogo. Ataviada con la piel de un cisne, representa una coreografía enérgica, un desafío a la gravedad que recuerda al espectador que, como el aire, el movimiento es una constante del día a día. Esta pieza forma parte del espectáculo multimedia El vuelo que presentado en el teatro del Centro Cultural Chacao en 2012.

El ciclo cierra con el elemento del fuego a través de la presentación de la obra inédita de Alma Kochen, Sibylla del Fuego, interpretada por Yarúa Camagni. La artista desarrolla una coreografía que lleva al espectador a su forma primitiva y tosca, dotada de la fuerza del fuego que se propaga por aquella tierra inhóspita que enmarca la puesta.

Oráculo, cuatro respuestas a la reina, que agrupa las cuatro propuestas descritas, es un compendio de coreografías que ponen de manifiesto corporal los elementos de la naturaleza. A través de las bailarinas, el espectador es abordado por una serie de elementos semánticos que se acercan a las expresiones, sentimientos y características propias del ser humano.

Este ciclo es el resultado de la primera edición del proyecto Nueva Residencia Coreográfica del CCCH con el Grupo Sacram, concebido como un espacio de creación para las nuevas generaciones de la danza. Oráculo, cuatro respuestas a la Reina tuvo solo tres funciones, el 11, 12 y 13 de noviembre en la sala La Viga del CCCH.

Comments are closed.

Powered by tekkoa.com